Nuestra visión comienza por entender el diseño a partir de tres escalas tangibles: los objetos como herramientas interactivas, la arquitectura como objeto integrador, y la ciudad como conector de estas relaciones.  

 

Buscamos la construcción de ideas dentro de un contexto en el que siempre pueda cuestionarse la relación entre retejer los contenidos y reinventar los contenedores.  

 

Este pensamiento crítico nos lleva indiscutiblemente a caracterizar cada producto de diseño a través del respeto a las formas que determinan la cultura y sociedad.